PROYECTO ( ) EPISODIOS ( ) ARTISTAS ( ) NOSOTRXS ( ) CONTACTO

WWW.SUENAAREVOLUCION.COM


Krusheska Quiros
Krusheska Quirós
Co-productora, Editora de Sonido, Desarrolladora y Diseñadora Web

Gracias a mi mamá y a mi papá me críe escuchando música de diferentes géneros y países. Eso mezclado con muchas otras experiencias incluyendo mis colaboraciones en programas transmitidos en la radio cooperativa de Vancouver CFRO 100.5FM, germinaron en mi la idea de este proyecto, Suena a Revolución. Nací en Borikén... Puerto Rico. Mas ahora vivo en el territorio indígena nunca cedido de las comunidades Tsleil-Waututh, Squamish y Musqueum y que hoy se conoce por el nombre colonial Vancouver, British Columbia, Canadá.

Para mi, la música es un medio muy importante que debe ser utilizado a lo ancho y largo para llevar de persona en persona mensajes de lo que esta pasando en nuestras comunidades. Mi meta es proveer una tarima para esxs activistas que trabajan por la justicia social al igual que continuar el aprendizaje acerca de las luchas en Latino América y la relevancia que la música tiene dentro de los movimientos sociales y comunitarios en la región. En adición, tengo la intención de hacer llegar sus mensajes a oyentes de habla hispana que viven alrededor de todo el mundo, trasmitiendo noticias a través de la música así como originalmente se usaba la Plena, uno de los ritmos tradicionales de mi país.

En este proyecto he tenido la oportunidad de trabajar no solo como una de las voces del podcast, sino como editora de sonido, y creadora de la página electrónica.

Personalmente, los instrumentos de percusión son los que más me suenan a revolución... suenan como el latido del corazón de un pueblo que no solo sobrevive sino que lucha, crece y se fortalece.


Paola Quiros
Paola Quirós
Co-productora, Conexiones Comunitarias, Editora Web

El acercamiento a los ritmos se dio viendo a mi madre bailar con ímpetu y coleccionar acetatos y cassettes con mucho cuidado. Fue a través de los boleros, porros y cumbias que escuchaba mi abuela y la invitación, a veces insistente, de mi madre a prestar atención a la letra de las canciones mientras bailaba, que me fui interesando por la lírica y los ritmos que movilizaban mi cuerpo. La música era como un ingrediente en la alacena básica.

Antes de emigrar al territorio indígena nunca cedido Coast Salish también conocido como Vancouver, Canadá en el 2004, decidí explorar la música y ritmos folclóricos de mi raíz Colombia y reconectarme con un eslabón mas cercano de mi herencia negra. La música es el elemento más importante de mi sobrevivencia en la diáspora, en la soledad, la compañía y la alegría. Ha sido también una constante de aprendizaje de la resistencia y el clamor por justicia en nuestra región.

Encargada de editar el contenido para dar a conocer los artistas que hacen eco en Suena a Revolución,y colaborar en la producción de material escrito, yo veo la música como una manera de viajar y hacer parte de las luchas escuchando. Los instrumentos de percusión y las líricas son las ventanas que se abren cuando descubro nuevos aires rítmicos. La resistencia del tambor y la fuerza de la palabra, a través del canto, son las resonancias que me suenan a revolución.


Estephania Solis
Estephania Solis
Co-productora y Editora de Sonido

Nací en El Paso, Texas que es frontera con Juárez, Chihuahua, México. Allí tuve la oportunidad de vivir entre las dos ciudades, los dos países, y tener la experiencia de vivir dos culturas simultáneamente. El paso de la frontera a diario tuvo una enorme influencia en mis gustos musicales, ritmos como la cumbia, la salsa, el rock en español, llamaban mi atención.

Al principio, la música fue mi espacio de expresión, con los años mi gusto por la música se ha convertido en mi diario personal, recordándome las vivencias que he tenido. Siempre tengo a la mano una lista de reproducción o un tarareo en mi jornada diaria. Desde los cuatro años he bailado, esa es mi mejor manera de comunicarme, prefiero bailar que hablar. La música con instrumentos de percusión, me llama por naturaleza.

Creo que no hay un tipo específico de sonido que se puede definir para las revoluciones. Para mí, lo que expresa revolución es una mezcla de sonidos que están fuera de los marcos comerciales. Especialmente cuando dos géneros musicales o más se unen se generan nuevos métodos revolucionarios de expresión. El cambiar las normas musicales es lo que muchos artivistas hacen para hacernos cuestionar normas, costumbres y brindar conciencia a la colectividad.



CONTRIBUIDORXS PREVIXS




Adriana Arreola
Adriana Arreola

A los 9 años tuve una de mis primeras certezas en la vida: a mí me gustaba la música. No el deporte, menos los videojuegos, y ni hablar de las ciencias naturales y las matemáticas, lo mío era traer pegada una canción. Por esas fechas era una canturreante tenaz, hecha a punto de conciertos de regadera. Cantar me daba alegría, fuerza y voz.

Mis genealogías musicales son varias y diversas. De mi abuela, me viene la estirpe juangabrielesca y el regusto por los boleros. De mi madre, heredo la fascinación por los cantos latinoamericanos de protesta. De mi temprana juventud, adquiero la estridencia sonora del rock en inglés y en español. Y, de mis viajes y aventuras fuera de casa, recibo los ritmos de la salsa y la cumbia, que vinieron a curarme la vida con otro de mis grandes delirios: la danza.

Vivo en México D.F., y participo en Suena a Revolución a través de reseñas y entrevistas que contribuyen a arrojar luz sobre la música que están produciendo artistas latinoamericanxs comprometidxs con la transformación social. Para mí la música es lugar de enunciación, liberación y gozo. En mis revoluciones nunca sueno igual, yo puedo encontrarme y jugar en la multiplicidad de instrumentos. Así, me gusta pensar que cada rebeldía tiene su propia música y cada música su rebeldía.


Alejandra Lopez Bravo
Alejandra López Bravo

Nací en el DF una de las tantas ciudades del México profundo. Ahora vivo en territorio indígena de las comunidades Tsleil-Waututh, Squamish y Musqueum que nunca fue cedido y que hoy se conoce por el nombre colonial Vancouver, British Columbia.

Como dijo la feminista Emma Goldman "si no puedo bailar, no quiero ser parte de tu revolución". En mi vida la música ha sido bailar con el espíritu y la lucha. La música tradicional de Latinoamérica especialmente de las regiones de México que he conocido me hace celebrar, gozar, llorar, reír y enorgullecerme de mis identidad(es) en construcción.

Los sonidos de mi niñez tuvieron Bossa Nova con Elis Regina y Caetano Veloso y otros artistas latinoamericanos como Mercedes Sosa, Facundo Cabral, Pablo Milanés. También mi escuela musical tuvo rock en inglés, aun cuando nadie de la familia entendíamos las letras. En la juventud bailé y canté cumbias, norteña, sones jarochos, y agrupaciones como los Caifanes, Café Tacuba, Molotov, Aterciopelados, Soda Stereo y los Fabulosos Cadillacs. Hoy, me vibran las raíces con música contemporánea en fusión con ritmos tradicionales de Latinoamérica y del mundo.

En el caminar en estas tierras del norte la música latinoamericana también le ha dado sentido y abrigo a mi constante nostalgia y búsqueda de pertenencia. Cantar y bailar colectivamente me ha servido para sanar vacíos y levantar la voz en la lucha de la justicia para migrantes. La voz es el instrumento que asoció con revolución y cuando la silenciamos el mundo no tiene color ni justicia. Ser una de las voces de Suena a Revolución y escribir reseñas me permite promover a los artistas contemporáneos de Latinoamérica que celebran la vida, lloran la muerte y cantan por liberación.


Pablo Munoz
Pablo Muñoz

Soy del Cauca, un departamento al sur-occidente de Colombia. Vivo en territorio indígena nunca cedido Coast Salish también conocido como Vancouver, Canadá.

La música siempre ha sido para mi una forma de mantenerme conectado con mi identidad como colombiano y latino viviendo en el exterior, de aprender las historias que comparte el continente. Fue mi forma de aprender acerca de la dictadura en Chile vía Victor Jara y Violeta Parra, de la revolución en Cuba vía Silvio Rodríguez o de esclavitud, plantaciones y pobreza sistémica por medio de Joe Arroyo y Rubén Blades. Mas sin embargo llegó un momento donde toda esta música de mis padres y generaciones pasadas se empezó a sentir mas prestada que propia. Fue ahí donde comencé intencionalmente a buscar música que narrara el contexto actual de la comunidad Latina.

Así que cuando Krusheska me invito a hacer una transmisión electrónica de música contemporánea con musicxs progresistas no lo pensé dos veces. Junto con ella soy la otra voz que hila la historia que los oyentes escuchan.

La música tiene la capacidad de movilizar comunidades enteras, de articular sentimientos y documentar historias. Este programa llega precisamente en un momento donde la música en Latinoamérica esta sobresaliendo, vibrando y gritando. Suena a Revolución es para mi la banda sonora del cambio.




PROYECTO ( ) EPISODIOS ( ) ARTISTAS ( ) NOSOTRXS ( ) CONTACTO

© 2014-2016  SUENA A REVOLUCIÓN